Construyamos una Marca Irresistible

Darling, estoy muy contenta de la respuesta que estan obteniendo los primeros posts de blog de este año. Y es que no te imaginas lo que representa mantener esto en marcha, pero como siempre he dicho: La ilusión lo puede todo. La ilusión es uno de los motores más potentes que existenten porque nos motiva y nos da la energía, la fuerza y las ganas para afrontarnos a lo que venga. No amig@, no son los cereales de la mañana, ni el café que te hacen en la cafetería de abajo. Es la ilusión la que te propulsa y te saca de la cama cada mañana. ¿Y por qué te hablo yo de ilusión? Porque es el ingrediente básico para conseguir darle forma a la VISIÓN que debe tener tu marca, que es de lo que te voy a hablar hoy.
Tengo que decirte que si has aterrizado en este post sin leer los 3 anteriores has de ser consciente de que éste es el 3er artículo de un pack -indivisible- de 5 artículos: Operación marca con personalidad . ¡No hagas trampas! Aquí te dejo los links a los 2 anteriores:
Y ahora ya estás preparad@ para el abordaje: A POR LA MUNICIÓN. VAMOS ALLÁ.

3. Visión.

La inspiración que te propulsa.

Apunta bien lejos. No, más lejos.  Esta es tu oportunidad para ser valiente  y sacar el coraje. Atrévete a pensar Out of the box, es decir fuera de lo común. Tú sabes que a mi me gusta hacer metáforas culinarias, pues bién, este ingrediente es como la ralladura de limón del bizcocho. Si no la pones, no es lo mismo. Su aroma te transporta, te conecta con esa sesación que te hace vibrar. Construir una visión potente y única es lo que te hará conectar con tu cliente ideal. Para crear una marca que inspire, que emocione, debes dar forma a algo original. Así que respira hondo, cierra los ojos. Y ahora: ¡Abrelos bien!. No juzgues y pregúntate:

  1. ¿Qué harías, cómo sería tu marca, qué ofrecerías al mundo, si no hubiera ningún tipo de limitación? Ninguna. ¿Ni temporal, ni económica, ni física?
    (Ojo aquí, no vale emocionarse en plan volar, congelar personas en el aire…etc).
    No te estoy pidiendo que seas “realista”. Te estoy pidiendo que sueñes. Que decidas dónde está la linea de meta. No estamos hablando de si es o no possible ahora mismo. Eso en este momento no interesa 😉
  2. ¿Qué aporta tu marca más allá de lo tangible? ¿Qué es aquello que te inspira de tu propio negocio?
    Ya sabemos qué  vendes -al menos espero que lo hayas definido antes de estar contestasndo ahora a estas preguntas-. Eso no es lo que te estoy preguntando ahora. Una cosa es lo que compro de manera tangible y directa cuando pago XX dinero en tu producto y servicio. Y otra muy distinta es lo que me aporta a mi haber invertido ese dinero en tu producto o servicio. Eso va mucho más allá del coste y/o del paquete que yo pueda recibir en casa. “Eso” es lo que me llena como consumidor, lo que hace clik en mi cerebro. Lo que hace que te compre a ti y no a tu competencia. Lo que me conecta con tu marca. Hazte a la idea: Si no eres capaz de encontrar ese ingrediente secreto, jamás conseguirás tener una marca que dispare al corazón.
  3. ¿Cómo va tu marca a mostrar esta visión?
    No seas modest@. ¿Por qué no puede tu marca ser cómo las marcas a las que admiras? ¿Un referente en tu sector? Despréndete de tus miedos y dime: ¿Cómo crees que debe ser tu marca para conseguir disparar al corazón? ¿Qué deberías hacer para que se sientan emocionados por tu visión de las cosas? ¿Cómo se han de presentar tus productos? ¿Cómo has bautizado a tus servicios? Todo cuenta. Ve más allá de lo que vendes a nivel tangible. Si lo que quieres es que tu marca sea una marca movilizadora de voluntades, ha de ser capaz de comunicar esa visión que la hace única. Has de saber proyectar ese je ne se quoi que tan sólo tú tienes.

Mi consejo: Déjate inspirar por aquellas marcas que admiras. Obsérvalas. Analízalas. Pero, por favor, evita a toda costa: COPIARLAS. Con ello parecerá que acortas el camino, pero en realidad, te estarás autoboicoteando.

Cuando conectes con alguna marca pregúntate ¿Qué es aquello que me atrae? ¿Qué es aquello que me emociona? Y ¿Qué puedo hacer yo para llevarlo a mi terreno? ¿Para crear algo propio? Y sobre todo: Alinéalo con tus valores como marca.

Espero que hacerte estas preguntas te ayude a empezar a construir un branding coherente con tus objetivos y verdaderamente delicioso.
En el próximo post nos arremagaremos para atacar el siguiente punto clave: CARÁCTER.

 

Y recuerda… be a shark!

 

Construyamos una Marca Irresistible

El més de Enero va avanzando y su frío y su dureza -depre post navidad, kilitos de más, etc- van a ir quedando atrás. Y como sé que estás preparad@ para meterle caña a tu marca este año, yo te traigo el siguiente capítulo de mi Operación Marca con Personalidad. para que este año consigas tener el Branding que tu marca merece. Puedes descargarte la pequeña guía gratuita que tienes en el apartado recursos si quieres avanzar más rápido.

En el post anterior, el primero de este pack -indivisible de 5 artículos- te explicaba que el primer paso para crear una marca con personalidad es la CLARIDAD. Espero que lo leyeras y que te fuera de ayuda, pues es muy importante entender ese primer punto para pasar al siguiente. Como ves, crear una marca y un buen branding no empieza en las manos -dibujando o diseñando lo que va a ser el logo de tu empresa- si no en la cabeza. En tú cabeza. Sí. Ya te lo dije la semana pasada: Si lo vas a hacer, ¡hazlo bien!.

¿Que no leíste la primera parte? Pues aquí te dejo el link: Operación Marca con Personalidad: Claridad.

Es en este segundo punto, DEFINICIÓN, en el que nos planteamos aquellas virtudes más intagibles de la marca que estamos creando. Qué es aquello que nos ofrece más allá de lo obvio. Y es que las marcas de hoy en día -las buenas al menos- no nos venden simplemente productos o servicios. Nos venden una visión, una sensación, un reconocernos a nosotros mismos en sus productos. Una conexión. Sí, amigo@ mi@, te has de permitir soñar un poco. Pensar a lo grande. Tener aspiraciones es super importante cuando empezamos un proyecto, son la luz que nos guía. Son la diana a la que vamos a disparar.

A POR LA MUNICIÓN. VAMOS ALLÁ.

2.-Definición

La información que te hará libre.

Sí, si eres capaz de ver claros estos puntos y contestar a estas 3 preguntas lo más seguro es que te empiece a invadir una sensación de bienestar y seguridad. En este segundo punto, allí dónde había dudas se empiezan a dibujar unas alas que te permitirán volar.

Aquí vienen las 3 preguntas de hoy. En este caso lo que necesitamos es definir la intención tu marca. Estas preguntas son algo más complicadas y vas a tener que dedicarles algo más de tiempo. Por favor, busca en lo profundo de tu ser, no te quedes en la superfície.

  1. ¿Cuáles son los valores sobre los que crece tu marca?
    3 conceptos nos bastan. ¡Ojo! Estamos hablando de valores, no de los adjetivos que definen el carácter de tu marca.
    Los valores sobre los que se construye tu proyecto. La basé del porqué haces todo esto.
  2. ¿Qué te diferencia de otras marcas, de tu competencia?
    Sé que es difícil verse como un unicornio, único en su especie. No te voy a engañar, seguramente no lo seas. Es poco probable. Pero eso no significa que tú, como individuo, no tengas algo único que entregarle al mundo. Por mucho que haya otros haciendo lo mismo que haces tú, nunca será igual. Piensa en cómo haces tú las cosas. Cuál es tu punto de vista. Que llevas dentro que puedas aportar a lo que haces. No pretendas, no finjas. De verdad sé tu mism@, no hace falta más.
  3. ¿Cómo quieres que se sientan tus clientes al interactuar con tu marca?
    Ser consciente de la relación que quieres que tus clientes tengan con tu marca te va a dar mucho poder. Definir cómo quieres que se sientan, qué quieres trasnmitirles, es imprescindible a la hora de comunicarte con ellos, ya sea a través de las redes sociales, de tu web o de tus productos, directamente. Esto te ayudará a saber en qué tono y con qué vocabulario te has de dirigir a ellos, en que momentos te has de comunicar, a qué eventos has de asistir, ó, si organizas un evento propio cómo tiene que ser para dejarles prendados.
     

 

Estas 3 preguntas son, seguramente, 3 de las más importantes que cualquier negocio necesita saber contestar. Estas respuestas son la cuerda de la que te agarrarás si la situación se pone difícil, porque no vamos a hacer ver que todo son risas y caminos de rosas. Hay momentos, Darling, en los que todo emprendedor siente que vive en lucha contra el mundo. ¡Pero no pasa nada! Forma parte de la aventura.

Espero que hacerte estas preguntas te ayude a empezar a construir un branding coherente con tus objetivos y verdaderamente delicioso.
En el próximo post nos arremagaremos para atacar el siguiente punto clave: VISIÓN

Y recuerda… be a shark!

 

Construyamos una Marca Irresistible

Este año, amig@s he aprendido una muy, muy valiosa lección. Trabajar no puede ser divertido. DEBE SER DIVERTIDO. Y ME HA CAMBIADO LA VIDA.

Así, tal cual.

No nos engañemos, si estás aquí, leyendo esto café –o copa- en mano, es porque seguramente tienes entre manos poner en marcha tu propio negocio, si es que no lo has hecho ya. Apuesto a que, si ésta es tu situación, el motor de todo ello es la pasión. ¡Te encanta lo que haces! Luego… te divierte, te hace feliz. Y si no es así, chic@, abandona la cocina porque sin este ingrediente el bizcocho no sube.

En este artículo, que voy a dividir en 5 partes, voy a enumerar los 5 ingredientes básicos y primordiales que consiguen que el bizcocho suba, y que suba bien (hoy estoy muy cocinitas). Es decir, cómo crear una marca con personalidad, con intención, que enfatice sus puntos fuertes y que sea coherente y convincente. Si no lo has hecho ya, lo mejor es que antes de este post leas: ¿Qué es el Branding y por qué es clave para tu negocio?

No, No soy la primera, ni seré la última, en elaborar un top 5 steps para crear una buena marca, simplemente aquí te voy a dar mi punto de vista. Te voy a explicar de manera muy sencilla cómo yo consigo crear marcas que disparan al corazón. ¿Dónde, si no, quieres apuntar, Darling? Ah! ¿Qué no sabes qué significa eso? Como diría mi querida Food Designer Elsa Yranzo “Donut Worry!” . Yo te lo explico.

Pues es muy sencillo y muy complicado a la vez. Las marcas que nos seducen, que entran a formar parte de nuestras vidas, a las que les compramos una y otra vez, las que nos hacen sentir orgullo cuando consumimos sus productos… ¡Esas, amig@s, son marcas que disparan al corazón. Y lo consiguen gracias a un branding –bien diseñado- capaz de transmitir sus unos valores concretos y de conectar emocionalmente con sus consumidores, antes, durante y después de consumir sus productos. Se clavan, cual bala, en nuestro corazón.

A POR LA MUNICIÓN. VAMOS ALLÁ.

1. Claridad

Para llegar a dónde quieres más rápido. Pura estratégia. No pura estética.

Lo primero es tener las cosas claras.  Dedicar tiempo a responder estas cuestiones no es solo básico si no muy enriquecedor. Cuando pones un negocio en marcha hay mil cosas a las que prestar atención y no, no es fácil. I know, Darling!  I sí, hay muchas cosas que parecen prioritarias cuando empiezas a emprender – y muchas lo serán realmente-. Pero ten mucho cuidado porque sin un buen plan de negocio no vendes, así como sin un buen producto (o servicio) pues no vendes, y, si tu branding no está a la altura, vender te va a costar el doble. No estamos hablando de estética. NO. Y creo que hay pocas cosas que me molesten más que oir hablar del branding como “pura estética”. Obviamente no vamos a “hacer las cosas feas”, estamos aquí para aportar belleza al mundo, pero el branding no va de poner las cosas “monas” si nó de comunicar el mensaje correcto, conseguir que llame la atención de tu público potencial y ser capaz de movilizar su voluntad. Es pura estratégia.

Te voy a hacer 3 preguntas donde te pido 3 conceptos porque 3 es el número mágico.

  1. ¿Puedes explicar en 3 adjetivos cómo es tu marca?
    ¿Qué 3 palabras definen el carácter de tu marca? Imagínala como si fuera tu mejor amig@. ¿Qué 3 virtudes descarías? Ojo! No hablamos de valores, si no de adjetivos desciptivos. Los que le aportan una perssonalidad concreta a tu marca, le aportan carácter.
  2. ¿Puedes resumir en 3 palabras qué vendes, qué haces?
    Es importante que tengas claro que todas las -buenas- marcas nos venden SIEMPRE 2 “conceptos”. Son como 2 caras de la misma moneda. La primera: Lo tangible, es decir aquello que percibimos directamente a cambio de dinero. Un producto físico o un servicio. Y la segunda: Lo intengible, aquello que conseguimos o alcanzamos a través del producto o una vez se ha realizado el servicio.
    Aquí mi pregunta se refiere a la 1ª cara de la modena. Qué vendes. Sin más. Lo has de tener muy claro. Con una frase te ha de bastar.
  3. ¿Puedes definir en 3 adjetivos cómo es tu cliente ideal?
    Aquí te ayudo un poco: ¿Qué edad tiene? ¿Cuál es su poder adquisitivo? ¿Cómo le definirías? ¿Que necesidades tiene? Profundizaremos más en este tema en próximos posts del blog. Pero si quieres adelantar un poco el reloj, puedes descargarte mi recurso gratuito: Cliente Ideal ¿Y tú quien eres?

Darling… Si has tardado más de 3 minutos por pregunta… Significa que necesitas liberar espacio en tu –loco- día a día para poner estas 3 cuestiones en claro. Es muy importante que asientes unas bases sólidas sobre las que poder trabajar después. Estas repuestas aclararán tu cabeza y te ayudarán en las venideras tomas de decisiones.

Espero que hacerte estas preguntas te ayude a empezar a construir un branding coherente con tu objetivos y verdaderamente delicioso.
En el próximo post atacaremos el siguiente punto clave: DEFINICIÓN.

Y recuerda… be a shark!